Mejorar el acceso a la vivienda es la gran preocupación del sector inmobiliario

04.06.2019 Company blog: Grupo Keops 0

Los precios se consolidan, pero el mercado sigue funcionando a  dos velocidades, lo que no facilita el acceso a la vivienda

El sector hace un balance positivo de la situación actual en lo que al negocio se refiere. Antonio González-Noaín, presidente de Planner Exhibitions, admitió durante el citado encuentro que "hay una contención en la subida de los precios en un entorno de crecimiento pausado". Asimismo, el experto aseguró que "somos testigos de la creciente especialización y densificación en el sector". En la misma línea, Helena Beunza, secretaria general de vivienda del ministerio de Fomento, señaló que "los precios se encuentran todavía por debajo de los máximos", además de insistir en que "se aprecia cierta estabilidad y moderación". Igualmente, la política expuso que "el sector de la construcción vuelve a contribuir a la actividad económica y a la creación de empleo".

A pesar de esta evolución sostenible, "hay algo que no encaja", tal y como reconoció Fernández-Aceytuno "porque el crecimiento no es homogéneo, sino que está repartido entre grandes capitales, que crecen por encima del 4%-5%, y barrios y pequeños municipios que están planos o bajando". Según este experto, "hemos ordenado el portfolio, pero no se ha digerido". El portavoz de ST indicó que "hay dos Españas: la que está dentro del sistema, con hipoteca y trabajo consolidado, y luego la otra". La atomización del sector impide el uso de fórmulas mágicas, puesto que "en cada municipio hay que adoptar soluciones diferentes porque la situación es diferente", señaló.

Mejorar el acceso de la vivienda pasa por establecer un pacto de Estado en el que el sector público y privado se sienten a dialogar

Juan Antonio Gómez-Pintado, CEO de Vía Célere y  presidente de ASPRIMA, subrayó "el  interés de las administraciones por solucionar el acceso a la vivienda a los jóvenes", indicando que "entramos en un momento de oportunidades". En este sentido, desde el Gobierno, Beunza dibujó las líneas de una estrategia nacional de vivienda capaz de convertir la accesibilidad en realidad. La primera clave es "reorientar la política de vivienda, dándole la relevancia que tiene". Para ello, es indispensable comenzar por los  textos normativos. De este modo, "la Ley Estatal de Vivienda debe definir los conceptos jurídicos básicos para fomentar la existencia de parques de alquiler social y asequible".

Para levantar este parque resulta vital "movilizar suelo público y establecer un diálogo constante, planteando fórmulas de colaboración pública-privada". De lo que se trata es de alcanzar "un pacto de Estado con los sectores constructor y promotor para tener un marco estable". Otro de los grandes ejes de la política de vivienda del Gobierno es "trabajar en el Código Técnico de Edificación para fomentar la rehabilitación y regeneración urbanas". Por otro lado, Gómez-Pintado se quejó de la "falta de compresión" respecto al retraso de las licencias, invitando a "poner más suelo en el mercado para que no sea un bien especulativo y se controlen los precios de la vivienda". A este respecto, Beunza admitió que "sus competencias están limitadas, pero podemos ayudar a las administraciones con la digitalización de los procesos".

Hay que fomentar la emancipación temprana teniendo en cuenta que rehabilitar vivienda usada es más sencillo que construir obra nueva asequible

Juan Antonio Módenes, investigador asociado del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de Barcelona, tiene claro que "podemos favorecer el acceso a la vivienda y, al mismo tiempo, favorecer al sector". Tomando como base dos pirámides de población, el experto indicó que "antes había una estructura muy favorable en Madrid, con una gran demanda residencial de jóvenes. Había mucha creación de hogares y poca disolución". Sin embargo, en la actualidad "los jóvenes del año 2000 han pasado a ser demanda residencial principal, y los jóvenes de ahora tienen menos efectivos. Así, tenemos menos creación de hogares y una mayor disolución". Esta descompensación hace que se vuelque "más segunda mano al mercado, por lo que habrá que construir menos".

Módenes comentó de que "vivienda accesible para jóvenes no es igual a construir vivienda nueva barata, lo que hay que hacer es gestionar el parque existente". De este modo, el investigador sostuvo que "la mayor parte de los jóvenes van a entrar en vivienda ya construida". Por otro lado, Módenes señaló que en España la edad de emancipación es muy tardía: "Si los jóvenes españoles se emanciparan a la misma edad que los franceses, en Madrid habría 400.000 hogares más cada año". Para Mariam Martín, directora general de Víveme, el retraso en la emancipación es una mala noticia: "Que los jóvenes de menos de 30 años no puedan ni comprar ni alquilar es un problema estructural", sostiene. Martín indicó que es necesario que los jóvenes "tengan acceso a una vivienda de alquiler hasta que estén estabilizados de forma profesional".

La concesión de un préstamo para la compra de una vivienda podría complicarse con la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria

El acceso a la financiación es uno de los grandes obstáculos. Fernández-Aceytuno, insiste en que "no hay forma de ahorrar con sueldos de 20.000 euros anuales". En la misma línea se pronunció Martín, asegurando que "los jóvenes desean comprar y tener una familia, y si no lo hacen es porque no tienen un empleo estable". El ahorro previo que exige la banca complica la situación, pero lo cierto es que "financiar más del 90% es muy costoso para las entidades". Martín propuso "un aval garantizado por el Estado o formas de aplazamiento para ese 20% que no se financia". Pero con la concesión no se acaban los problemas. Módenes anticipó que los jóvenes padecen inseguridad residencial, ya que "el 80% tiene cierto miedo de no poder permanecer en su actual vivienda en los próximos seis meses". El investigador sentenció que "queremos acceso, pero también estabilidad".

El futuro de la financiación hipotecaria es algo incierto. Gómez-Pintado, respecto a la Ley Hipotecaria que va a entrar en vigor, indicó que le parece "preocupante" porque "no se ha previsto una solución transitoria hasta que todas las herramientas estén desarrolladas entre bancos, notarías, gestorías, etc. Esto hará que en junio, julio y agosto no se vayan a firmar hipotecas". Fernández-Aceytuno es de la misma opinión: "Creemos que puede haber un parón de hipotecas en el próximo trimestre". El directivo aclaró con respecto a la Ley Hipotecaria que "si la gestión de riegos por parte de los bancos se complica, más gente puede quedarse fuera del mercado".