Cómo prepararnos para la vuelta al Euríbor en positivo

15.03.2019 Company blog: Grupo Keops 19

¿Por qué sube ahora el Euríbor?

La subida del Euríbor se produce por varios factores. Por un lado, el fin desde diciembre de los estímulos del Banco Central Europeo, con la compra masiva de deuda, la inflación y el crecimiento económico de la eurozona. “La evolución de la economía europea y las decisiones del Banco Central Europeo influyen en la política de precios del dinero en los bancos y, por lo tanto, en el Euríbor”, señala Enrique Benavides, gerente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). De momento, el precio del dinero se va a mantener sin cambios probablemente hasta el segundo semestre de este año.

El fin de los estímulos, que supone una vuelta a la normalidad de la política monetaria, tampoco ha sorprendido en el mercado ya que, como recuerda José Luis Martínez, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), “el Banco Central Europeo lo anunció antes del verano pasado. A final de año ya había dejado de comprar renta fija en los mercados. Los inversores han comenzado a descontar el final del resto de las medidas monetarias expansivas más distorsionadoras, como los tipos de interés negativos en la facilidad de depósito”.

La subida actual impacta poco en las hipotecas

Las previsiones de Bankinter avanzan que este año el Euríbor cerrará en -0,01% y llegará al 0,50% en 2020. En Caixabank, los cálculos son más altos, situando el Euríbor a final de año en 0,27%. En Funcas estiman que este año el Euríbor puede llegar al 0,08%, “aunque las primeras subidas de tipos oficiales del Banco Central Europeo pueden producirse hacia el final del verano, el mercado interbancario anticipará parte de ese cambio (lo está haciendo ya, de hecho),” según Santiago Carbó, director de Estudios Financieros de Funcas. Desde la AEB no hacen previsiones, pero recuerdan que el Banco Central Europeo insiste en que la situación de tipos de interés nulos o negativos es excepcional.

No obstante, a pesar de que el Euríbor todavía cotiza en negativo, ha aumentado desde el mínimo del -0,191% que marcó en febrero del año pasado al -0,116% que ha registrado en enero de este año. Este incremento ha tenido poco impacto en las hipotecas, ya que solo es una subida de 4 o 5 euros que al año sumarían 60 euros. “De momento, las subidas son moderadas y asumibles, pero pueden subir de forma significativa en un horizonte de 3-5 años. El coste del dinero no va a ser el de los años previos a la crisis ni el del pico de la burbuja inmobiliaria, pero tampoco tan reducido (casi nulo) como lo ha sido en los últimos años”, apunta Carbó. Además, sea positivo o negativo el Euríbor, como señala Benavides “cuanto más alto sea, mayor es el tipo de interés a aplicar sobre el capital y, por tanto, mayor será la cuota resultante”.

¿Es momento de amortizar hipoteca?

Una de las dudas que se plantean cuando comienzan a subir los tipos de interés de la hipoteca es si conviene amortizar hipoteca aprovechando los tipos bajos o es mejor esperar. En principio, es una buena opción amortizar hipoteca con el Euríbor todavía en negativo, pero hay que valorar otras cuestiones para saber qué conviene a cada uno. “La decisión de amortizar anticipadamente parte del préstamo hipotecario o no debería ser consecuencia de un análisis meditado del deudor hipotecario sobre su situación económico-financiera actual y sobre sus expectativas de futuro”, según Benavides.

Para evaluar la conveniencia de amortizar anticipadamente hipoteca, hay que tener en cuenta la posible deducción en la declaración de la renta para las hipotecas anteriores a 2013, los años de la hipoteca y las comisiones. La Ley Hipotecaria recientemente aprobada rebaja la comisión de amortización anticipada en los préstamos a tipo fijo al 2% durante los 10 primeros años y 1,5% después. En las de tipo variable las comisiones son del 0,25% los 3 primeros años y del 0,15% hasta el quinto, después se eliminan las comisiones, pero esta ley no entrará en vigor hasta dentro de tres meses. “Reducir deuda es casi siempre una buena estrategia cuando existe incertidumbre sobre su coste y un plazo largo de amortización, apunta Carbó, “lo que ocurre es que los salarios no han ido muy al alza y las posibilidades de ahorro y amortización anticipada no son muchas para gran parte de las familias”.

¿Qué interesa más la hipoteca fija o variable?

En los dos últimos años, con el Euríbor en negativo, las entidades financieras apostaron por lanzar hipotecas fijas al mercado, lo que favoreció su crecimiento frente a las de tipo variable. En solo un año, de enero de 2016 a enero de 2017 pasaron de 3.357 a 13.162 hipotecas fijas registradas, en enero de 2018 llegaron a 14.348. A pesar de este incremento, las hipotecas a tipo variable han seguido copando el mercado, ya que con el Euríbor en negativo es más fácil su contratación. Sin embargo, ante la subida del índice es posible que repunte la contratación de las hipotecas a tipo fijo. En Caixabank están apostando desde hace unos años por las hipotecas a tipo fijo con una oferta “en la que la entidad asume los gastos asociados a la hipoteca, sin comisión de apertura y un plazo de devolución que puede ser a 20, 25 o 30 años”.

Aunque la elección del tipo de hipoteca depende de la situación económica de las familias, es conveniente barajar la opción de la hipoteca fija en estas circunstancias, según los expertos. “Si el plazo de amortización es aún largo y el porcentaje de ingresos dedicado a la hipoteca es elevado, tal vez es mejor buscar una solución a tipo fijo con menos incertidumbre sobre el coste financiero”, apunta Carbó. Las hipotecas fijas, además, están todavía baratas con un tipo de interés que oscila entre del 1,5 % y el 2,5% según la duración de la hipoteca, ya que a más años, se aplica un tipo de interés mayor.

“Se podría decir que estamos ante una oportunidad histórica para financiarnos a tipos fijos muy bajos. Un préstamo hipotecario a tipo fijo ofrece la ventaja de tener que pagar una cuota fija a lo largo de toda la vida del préstamo. Sin embargo, comporta un sobrecoste, siempre y cuando el Euríbor siga estando a los niveles históricamente bajos a los que está ahora mismo”, según Benavides. En la actualidad, es fácil encontrar hipotecas a tipo variable más baratas que las hipotecas fijas aprovechando todavía que el Euríbor está en negativo, a cambio las hipotecas fijas ofrecen más seguridad.