El Banco de España avisa de un posible endurecimiento del crédito para vivienda por la nueva ley hipotecaria

15.03.2019 Company blog: Grupo Keops 20

La nueva ley hipotecaria recién aprobada por el Congreso de los Diputados se publicará en el BOE en los próximos días y entrará en vigor en el plazo de tres meses. Algunas de sus medidas, además de elevar la protección del cliente, podrían contribuir a reducir la inseguridad jurídica y la elevada litigiosidad actual en el mercado hipotecario, según reconoce el Banco de España en un informe sobre la nueva ley. Ahora bien, el supervisor bancario avisa al mismo tiempo de que la norma contempla más costes y obligaciones para los bancos que puede traducirse en un endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito para la compra de vivienda y su encarecimiento.

La norma, entre otras medidas, obliga a los bancos a dar más información al cliente y refuerza el papel del notario, y además endurece los requisitos para iniciar el embargo, abarata las comisiones por amortización anticipada del crédito, atribuye a la entidad el pago de todos los gastos salvo el de tasación, prohíbe las cláusulas suelo y exige un análisis más riguroso de la solvencia del consumidor.

«Los mayores gastos de constitución de hipotecas soportados por los prestamistas y, en particular, los límites a las comisiones máximas de amortización anticipada en los contratos a tipo fijo podrían propiciar un cierto aumento de los tipos de interés de los nuevos préstamos, especialmente en el caso de los aplicados a esta última modalidad», señala el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos en un análisis que formará parte del próximo informe trimestral del Banco de España sobre la economía española.

El supervisor apunta además a requisitos más exigentes de acceso al crédito. «El retraso en la recuperación de la deuda impagada para los prestamistas podría traducirse en un cierto endurecimiento de las condiciones crediticias, sobre todo en las aplicadas a los deudores con un mayor perfil de riesgo», añade el Banco de España, que señala también que los requisitos más estrictos de evaluación de la solvencia del cliente podrían contribuir igualmente a endurecer los requisitos de acceso, «al tiempo que favorecerían una mejora de la calidad de la cartera crediticia de las entidades».

La institución aclara en todo caso que esos posibles efectos secundarios adversos de la nueva legislación podrían verse compensados y neutralizados si la norma consigue elevar la competencia entre los bancos y reducir la inseguridad jurídica.